Homeland es una de las series más longevas de la pequeña pantalla y, después de siete años en lo más alto, recientemente fue renovada por una octava y última temporada. Aunque ha habido altibajos durante todo este tiempo, debemos recordar que las dos primeras temporadas fueron brillantes y de lo mejor que se ha podido ver en la última década en televisión. Buena muestra de ello son los Globos de Oro ganados en 2011 y 2012 a la mejor serie dramática, mejor actriz (Claire Danes) y mejor actor (Damian Lewis), además de 6 premios Emmy y múltiples nominaciones a lo largo de los años.

Aunque la historia inicial, basada a su vez en la serie israelí Prisoner of War, creada por Gideon Raff, dio de sí para dos temporadas de mucha calidad y una tercera en la que finalizaba la trama de forma bastante irregular, Homeland se ha sabido reinventar y, especialmente a partir de su quinta temporada, han conseguido crear historias muy interesantes que siempre consiguen enganchar.

En esta séptima temporada, Carrie Mathison (Claire Danes), después de haber salvado la vida a la presidenta de EE.UU. (Elizabeth Marvel, House of Cards) en la anterior temporada, se encuentra sin empleo y vive en casa de su hermana Maggie (Amy Hargreaves, Por trece razones), que cuida de ella y de su hija. Pero pronto aparecerá en escena Saul Berenson (Mandy Patinkin, La princesa prometida) enfrentándose a una grave crisis nacional, por lo que volverá a necesitar de las habilidades de Carrie. Todo ello, mezclado con la fuerte crisis personal y familiar que sufre Carrie derivada de su trastorno bipolar, junto con algunas conspiraciones rusas hacen de esta temporada un cóctel explosivo.

Es cierto que el primer capítulo, como viene siendo habitual en las últimas temporadas, no es excesivamente potente y se limita a presentar la premisa inicial. Pero a partir de ahí, la tensión va en aumento y las situaciones se van complicando de tal manera que es difícil entrever el desenlace final. Una de las grandes virtudes de Homeland es la gran dosis de realismo (dentro de la ficción) con que tratan los temas, haciéndola más interesante si cabe.

En 2019 se estrenará la última temporada de esta serie que esperamos sepan concluir de una manera tan inteligente como la empezaron.

Por Luis

Sociólogo. En mis ratos libres me gusta ver series y opinar sobre ellas. Además de seriefilo y cinefilo, soy gaymer. Lady Gaga es mi musa y la música mi religión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies