Un año más, nos hemos dejado caer por el Sitges – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, en la que ha sido su 52ª edición. Más de medio siglo siendo uno de los grandes referentes a nivel mundial en lo que al cine fantástico y de terror se refiere. Este año, el cartel ha sido diseñado homenajeando a Mad Max.

A continuación hacemos un repaso de algunas de las películas que hemos podido ver este año.

El Camino: Una película de Breaking Bad

Sin duda, una de las películas más esperadas de este 2019 y que se ha estrenado casi de manera simultánea en Sitges y en Netflix. El Camino es una secuela directa de Breaking Bad, donde nos cuentan cuál es el destino de Jesse Pinkman inmediatamente después del último capítulo de la mítica serie, además de seguir luchando con algunos fantasmas del pasado. Dirigida con maestría por Vince Gilligan, responsable tanto de Breaking Bad como del spin-off Better Call Saul.
Es difícil catalogar El Camino, para algunos es como un capítulo más, para otros es una secuela innecesaria. Lo que podemos decir es que la película está impregnada de la esencia de Breaking Bad desde el primer minuto y que ha sido emocionante volver a ver a Aaron Paul ponerse en la piel del personaje que cambió su vida, tal como él mismo comentó en el Q&A ofrecido después de la proyección. El ritmo es pausado y denso, pero te mantiene enganchado ya que, al igual que en la serie, es difícil prever el desenlace de los acontecimientos. En definitiva, El Camino es el broche final que se merecía un personaje muy querido como Jesse Pinkman.
Además de Aaron Paul, en El Camino volvemos a encontrarnos con viejos conocidos de la serie como Jesse Plemons (Fargo, Black Mirror) y Robert Foster, recientemente fallecido, así como algunas agradables sorpresas.

3 from Hell

Después de Los Renegados del Diablo, parecía impensable que fuéramos a ver un nuevo capítulo sobre la familia Firefly, pero aquí lo tenemos, la continuación de la saga iniciada por La Casa de los 1000 Cadáveres, creada por el cantante Rob Zombie (Halloween: El Origen, 31).

3 from Hell se mantiene en la línea de sus predecesoras, un relato salvaje, cargado de crueldad y violencia, un cóctel explosivo que en este caso gana en acción pero pierde en profundidad. Sin duda, Rob Zombie se está convirtiendo en un director de culto, creando su propio género con pinceladas de clásicos como Tobe Hooper o John Carpenter, incluso con pinceladas de Tarantino en lo estético.

En esta ocasión, al trío formado por Baby (Sheri Moon Zombie), Otis (Bill Moseley) y el Capitán Spaulding (último papel de Sid Haig), se unen personajes encarnados por habituales de las películas de Zombie como Richard Brake, Jeff Daniel Philips o Dee Wallace, además de Emilio Rivera (Mayans MC).

The Cleansing Hour

Una de las propuestas más divertidas de este año ha sido The Cleansing Hour, adaptación del cortometraje del mismo nombre, dirigidos ambos por Damien LeVeck. Nos cuenta la historia de 
Max (Ryan Guzmán, Heroes) y Drew (Kyle Gallner, Outsiders), dos amigos emprendedores, que se dedican a emitir exorcismos en directo en una plataforma on-line, aumentando seguidores a diario y ofreciendo merchandising de los más friki. Pero los exorcismos son una farsa, el rodaje se realiza en un estudio con actores y efectos especiales. Sin embargo, todo cambia cuando se tienen que enfrentar a un exorcismo real. La película es original, fresca y muy divertida, una vuelta de tuerca más al género de exorcismos.

Bullets of Justice

Desde Kazajistán llega una de las películas más disparatadas de los últimos tiempos, Bullets of Justice. La acción nos sitúa en un futuro post-apocalíptico después de la III Guerra Mundial, en un mundo donde el primer eslabón de la cadena alimentaria está ocupado por unos seres creados como supersoldados por el gobierno norteamericano, después de mezclar ADN humano con el de un gorrino. Un grupo de cazarrecompensas humanos, liderado por Rob Justice, intenta restablecer el orden mundial.

Dirigida por el belga Valeri Milev (Re-Kill, Camino Sangriento 6), Bullets of Justice iba a ser inicialmente el episodio piloto de una serie, pero se acabó convirtiendo en un largometraje de apenas 76 minutos.

En Bullets of Justice nos encontramos con la auténtica Serie B, con efectos especiales aberrantes, cyborgs, mujeres con bigote y hombres con cara de culo, descacharrantes diálogos y, en medio de todo esta locura, Danny Trejo (Machete, Death Race: Beyond Anarchy), que sirve como gancho comercial, aunque apenas aparece unos minutos.

Color Out of Space

Después de la divertida Mamá y Papa y la psicotrópica Mandy, volvemos a tener película de Nicolas Cage por tercer año consecutivo en el festival de Sitges. Parece que Cage ha encontrado un filón en este género, después de grandes fracasos y malas decisiones. En esta ocasión, parece que ha acertado con esta película dirigida por el sudafricano Richard Stanley, director cuya primer película fue Hardware, programado para matar, que contaba con músicos como Iggy Pop y Lemmy Kilmister y que ha estado casi dos décadas fuera de órbita.
Color Out of Space está basada en un relato de H.P. Lovecraft y narra como un meteorito cae cerca de la granja de los Gardner, convirtiendo su apacible vida en una pesadilla cargada de colores y alucinaciones. Genial película de ciencia-ficción clásica, que define muy bien el ambiente creado por Lovecraft y que cuenta con brillantes actuaciones de todo el elenco, destacando a Joely Richardson (Gorrión Rojo, Maggie).

Vivarium

Una joven pareja busca un nuevo hogar donde vivir y, sin saber bien como, se encuentran atrapados en un barrio laberíntico, donde todas las casas son iguales. Así de simple se plantea la premisa de esta película interpretada brillantemente por Imogen Poots (Green Room, I kill giants) y Jesse Eisenberg (Zombieland: Mata y remata, Liga de la Justicia).
La película empieza muy interesante y enseguida se vuelve perturbadora, como si de un capítulo de Black Mirror se tratara, mezclando temas humanos como la crisis de pareja con la ciencia-ficción más clásica. Vivarium se sostiene en la interpretación del duo protagonista (Imogen Poots se ha llevado al premio a la mejor interpretación femenina) y un guión muy trabajado, aunque el desenlace resulta un tanto descafeinado.

Otros títulos

Scare Package: antología de relatos de terror en torno a un videoclub, con una altísima dosis de gore y comedia a raudales. Muy divertida y recomendable para los amantes del género.
La maldición de Valburga: es la segunda película de terror de la historia del cine esloveno, un «slasher» de bajo presupuesto pero muy entretenido y bastante logrado, rodada casi a partes iguales en esloveno y en inglés macarrónico. Una apuesta curiosa.
Sadako: una nueva entrega de la saga original de The Ring, dirigida por el propio Hideo Nakata. Se trata de una reinvención de la saga original, una especie de reboot con poco interés y ritmo bastante lento.
Satanic Panic: una joven repartidora de pizzas se encuentra atrapada en casa de unos de sus clientes, que resultan ser una secta de adoradores de Satán que necesitan a una virgen para su último ritual. Aunque no es excesivamente original, es bastante amena y divertida.
En el pozo: desde Uruguay llega esta propuesta sobre cuatro amigos que se reúnen para pasar el día en una cantera abandonada y donde pronto se torcerán las cosas. Interesante thriller sobre la violencia de género, con pocos medios pero muy bien elaborado e interpretado.

Mención especial para:

Verotika

Una película que va a quedar en nuestro recuerdo ha sido Verotika, dirigida por Glenn Danzig, cantante de los míticos Misfits. Pero no precisamente por su calidad, sino porque es lo más cutre que hemos visto en mucho tiempo. Nos cuenta tres relatos, basados a su vez en la saga de cómics Verotik, historietas eróticas de terror creadas por el mismo Danzig.
Verotika es serie Z, rodada con bajísimo presupuesto y un sentido nulo por el cine. Con largas escenas absurdas, actuaciones lamentables (la mayoría de actrices provienen del cine para adultos) y efectos especiales ridículos consiguieron que nos los pasáramos en grande y que no paráramos de reír en la hora y media que dura la peli. Es muy curioso ver como películas así llegan a este festival y te cobren entrada por ello.

Compártelo en tus redes sociales:        

Por Luis

Sociólogo. En mis ratos libres me gusta ver series y opinar sobre ellas. Además de seriefilo y cinefilo, soy gaymer. Lady Gaga es mi musa y la música mi religión.

Un comentario en «Especial Sitges 2019»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies